Viñales y Rossi, dos sensaciones opuestas en el equipo Movistar Yamaha

Valentino Rossi - MotoGP

Valentino Rossi

A una semana de comenzar el Mundial de MotoGP en Qatar hay sensaciones totalmente opuestas a ambos lados del garaje de Yamaha, y las de Valentino Rossi no son nada optimistas, contrariamente a lo que pasa con Viñales

El italiano Ha estado sistemáticamente detrás de Maverick Viñales en los test (solo en la primera jornada de los de Australia lo evitó) y el último día lo acabó a 0.8 de su compañero, aunque en los tiempos globales la distancia se reduce a 0.4.

Valentino Rossi esta preocupado, y mucho, tanto que habla de milagros como la única forma ser competitivo cuando se repartan los puntos en Losail.

Lo que sucede es que no solo deja Qatar por detrás de Viñales, también de las Ducati, Pedrosa y Bautista, además de Márquez y su buen ritmo.

«Hay días que vamos mejor y otros que sufrimos mucho. Hay que repasar los datos, hablar e intentar buscar una solución, yo no sé dónde está. En dos semanas necesitamos un milagro para dar con la forma de ir rápido. Tenemos problemas», expresó preocupado

«La moto no funcionó como el día anterior tal vez porque la pista cambió, pero tenemos que estudiarlo bien: de hecho todavía no hemos entendido lo que se necesita para ir rápido y aprovechar la moto al máximo. Sabía que no era lo suficientemente rápido porque no podía pilotar bien. Estoy un poco preocupado, no estamos listos para la primera carrera», reconoce el italiano en declaraciones recogidas por “Motorsport”, quien no ha acabado entre los cinco primeros de los tiempos combinados en ninguno de los test.

Por ello, reconoce haber contemplado volver al chasis del 2016, pero por ahora lo descarta: «Lo hemos estudiado, pero estamos preocupados por la degradación de los neumáticos. Creo que no tiene sentido por el poco tiempo que tenemos». Una visión de la Yamaha que nada tiene que ver con la que da Viñales: «Estoy muy contento, he dado otro paso adelante: el ritmo es bueno y tengo espacio para mejorar unas décimas. Tenemos un gran paquete y me siento muy bien». El recién llegado es el que se siente en casa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: